Una Breve Historia del Aborto en Argentina

Reportes sobre el COVID-19 en América Latina y el Caribe: No. 28 (In English)

La historia del derecho a la interrupción del embarazo en Argentina comienza con su primer Código Penal, vigente a partir de marzo de 1887, en el que se penalizan todos los casos de aborto sin excepción alguna. En 1903 con la reforma del código penal, se establece la primera salvedad, dejando fuera de la penalización a los casos de tentativa de materializar el aborto. En 1921, tras una nueva reforma del Código, se establecen como no penables (artículo 86) los casos que se practiquen con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la mujer, o cuando el embarazo fuera el resultado de una violación o de un atentado contra una mujer insana. En 1968, se agrega como condición necesaria al mismo (Decreto-Ley no. 17.567), la judicialización del hecho. Luego de una serie de avances y retrocesos al respecto, en 1984 (ley no. 23.077) se retrotrae el marco legal del aborto al Código Penal de 1921, donde se restablecen los casos de no punibilidad.

En el año 2012, la Corte Suprema de la Nación se pronuncia con su fallo en el caso “F.A.L. sobre el aborto por violación. Esta decisión resuelve que las mujeres violadas, sean “normales o insanas” (de acuerdo al fallo), pueden interrumpir su embarazo sin autorización judicial previa, ni temor a sufrir una posterior sanción penal. El fallo también exime de castigo al médico que practique la intervención. Según el fallo, sólo será necesaria una declaración jurada que deje constancia del delito del que fue víctima la persona que quiera interrumpir el embarazo.

Finalmente, en el 2015, el Protocolo para la Atención Integral de las Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo (Protocolo ILE) fue desarrollado por el Ministerio de Salud de la Nación. El protocolo retoma los lineamientos del fallo “F.A.L” y agrega consideraciones en cuanto al concepto de salud, incorporando los aspectos físicos, psíquicos y sociales.

Camino a su sanción “¡Qué sea ley!”

El pedido de aborto legal, seguro y gratuito es uno de los reclamos centrales de los movimientos de mujeres en Argentina. Este reclamo, articulado desde 2005 por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, acompaña manifestaciones e incluso forma parte del colectivo “Ni Una Menos”. Las pancartas, escritos en las paredes y los pañuelos verdes son un ícono de esta lucha, aunque los proyectos de ley presentados oportunamente, no consiguieron avanzar legislativamente hasta el año 2020.

En el año 2018 se presenta el Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) que toma estado parlamentario, obteniendo media sanción en la Cámara de Diputados por 129 votos a favor y 125 en contra, pero rechazado en la Cámara de Senadores por 38 votos en contra, 31 a favor y 2 abstenciones.

El proyecto de ley garantizaba el derecho a abortar dentro de las 14 semanas de gestación “con el solo requerimiento de la mujer“. El debate sobre el tema polarizó a la sociedad argentina, manifestándose en contra y a favor del aborto. De un lado estaban los pañuelos celestes de aquellos en contra del proyecto, que se autodefinían como defensores de “las dos vidas“, y del otro los pañuelos verdes con su lema #quesealey el aborto “seguro, legal y gratuito”.

La presión de grupos religiosos y conservadores para mantener el status quo sobre su criminalización fue muy fuerte, poniendo en marcha su “lobby” para la votación en el Senado. En mayo del 2019, se presenta un nuevo proyecto, conocido como el de “La Campaña”. Este nuevo proyecto cuenta con algunas modificaciones con respecto al año anterior, por ejemplo contemplar como sujeto de ley a toda mujer u otra identidad con capacidad de gestar, o no incluir la objeción de conciencia para los profesionales de la salud.

En noviembre del 2020, el presidente de la República Alberto Fernández anuncia el envío del proyecto de Interrupción Legal del Embarazo al Congreso Nacional para su tratamiento. El texto enviado resulta de los anteriores con modificaciones actuales, las cuales incluyen nuevamente la objeción de conciencia, extienden hasta 10 días el plazo para garantizar la práctica, penalizan el aborto realizado luego de la semana 14 si no estuviera contemplado en las causales previstas de no punibilidad, y se incluyen las prestaciones en el PMO (Programa Médico obligatorio).

El 10 de diciembre, la Cámara de Diputados aprueba el proyecto en general, por 131 votos a favor, 117 en contra y 6 abstenciones. El 30 de diciembre la Cámara de Senadores aprueba, por 38 votos a favor, 29 en contra y 1 abstención. Ya es ley, en Argentina las mujeres que decidan interrumpir su embarazo podrán hacerlo de forma legal, segura y gratuita en el sistema de salud.

Sin duda el movimiento feminista de base consiguió una victoria. No obstante, se anticipa una fuerte ofensiva legal, basada principalmente en la inconstitucionalidad que representa su no coincidencia con lo establecido en normas superiores. Rompiendo así la armonía y jerarquía que debe existir en el sistema jurídico argentino.

En búsqueda del equilibrio

El 17 de noviembre, junto al proyecto de Interrupción Legal del Embarazo se envió también el proyecto de ley de Atención y Cuidado Integral de la Salud durante el Embarazo y la Primera Infancia, conocido también como el “Plan de los 1.000 días” de atención y acompañamiento de la maternidad y de los primeros 3 años de vida del recién nacido. El 11 de diciembre se aprueba en la Cámara de Diputados, por 196 votos a favor, y el 30 de diciembre en la Cámara de Senadores, por unanimidad.

La ley del Aborto (Ley 27.610) y el Plan de los 1.000 días (Ley 27.611), afianzan derechos en situaciones de vulnerabilidad, buscando un equilibrio entre la decisión de la interrupción voluntaria del embarazo y un embarazo con libertad, confianza y seguridad.

En adelante, seguirá su curso toda acción legal pronosticada, pero en el presente Argentina se ha convertido en el primer país grande de América Latina en dar el paso hacia la legalidad de los derechos reproductivos de la mujer en la región.

Por Bárbara Krieger

Leave a Reply

%d bloggers like this: