Contexto y Medidas Sanitarias de las Elecciones Departamentales en Uruguay

Reportes sobre el COVID-19 en América Latina y el Caribe: No. 31 (In English)

El 13 de marzo de 2020 mediante el decreto 93/020 el Poder Ejecutivo declaró el Estado de Emergencia Nacional Sanitaria al comprobarse la aparición de 4 casos de coronavirus. A partir de ahí y en los sucesivos días se van cerrando muchas actividades. Las primeras fueron las educativas tanto de la educación primaria como secundaria, los clubes deportivos, shoppings y muchos comercios. Además se suspendieron espectáculos públicos y toda celebración que implicara aglomeración de personas. 

Es así que las elecciones departamentales que se llevan a cabo luego de las presidenciales, siempre en el mes de mayo y que estaban previstas para el 10 de mayo de 2020 fueron canceladas por Resolución de la Corte Electoral y luego del aval del Poder Legislativo. La votación en el Parlamento se ejecutó casi de forma unánime. La anulación y cambio de fecha se efectúa en vista de que los casos de coronavirus iban a ir en aumento. En la misma resolución se fija la fecha para el 27 de setiembre de 2020.

La cuarentena generalizada fue pedida muchas veces por diferentes actores de la sociedad, incluso médicos. Al final nunca fue realizada. Al contrario, poco a poco se abrieron algunas actividades y en junio se retomaron las clases con diferentes grados de presencialidad (en realidad las clases hasta junio habían sido en línea). El gobierno apeló a la “libertad responsable” de cada ciudadano. Los casos se mantenían estables con algún brote, los cuáles se sucedían generalmente en las fronteras secas que limitan con Brasil. Todos eran brotes que se controlaban al poco tiempo. 

Así se llegó en junio a 3 días consecutivos de 0 caso positivo y un total al 11 de junio de 37 casos activos y 23 fallecidos. A pesar de estos casos Uruguay seguía siendo ejemplo en el mundo en su control a la pandemia y los uruguayos apoyaban las decisiones del gobierno. Con el aplazamiento de algunas medidas sanitarias y una cierta lasitud de la población, el gobierno ha tenido que apelar cada vez más a la libertad responsable e insistir en el “distanciamiento físico sostenido”. Aun así las cifras eran muy alentadoras y Uruguay continuaba en zona verde, según el “índice de Harvard“. 

En este contexto se realizan las elecciones departamentales el 27 de setiembre. La Corte Electoral mediante Circular Nº 10976  da a conocer el protocolo sanitario a aplicar para esa jornada. Entre las medidas se destacan el uso de alcohol en gel, tapabocas, distanciamiento físico y la figura de un mediador para hacer cumplir el protocolo ese día al igual que kits por cada mesa. Además, se dictaron varias normas a la hora de emitir el sufragio: enseñar la credencial de identidad y no entregarla, no cerrar el sobre con saliva y destaparse unos segundos el rostro para proceder a la identificación personal.

Si bien el protocolo se cumplió en la medida de lo posible, especialmente en lo relacionado al alcohol en gel, el tapabocas y el distanciamiento físico en los sufragantes, no siempre fue posible en las mesas receptoras de votos, ya que la distancia física está directamente relacionada con el espacio. Por otro lado, las elecciones movilizaron muchísima gente desde la capital hacia el interior principalmente, y desde el exterior, estimándose en unos 6000 uruguayos que vinieron del exterior a votar ese día. Además de los protocolos sanitarios, las elecciones no tuvieron los festejos acostumbrados ni aglomeraciones debido al peligro de contagio. También se notó una gran presencia policiaca a través del país.

Es así que a las dos semanas de realizadas las elecciones departamentales las cifras comenzaron a aumentar pasándose de 12 casos positivos diarios a 23. El Ministerio de Salud Pública asumió que esto podía deberse a dos hechos: la multitudinaria Marcha por la Diversidad realizada en Montevideo el 25 de setiembre y/o las Elecciones Departamentales del 27 de setiembre. Pero reconociendo la movilidad ocasionada por las elecciones y el rápido aumento que tuvo la positividad de casos en todo el país, es fácilmente relacionable con las elecciones. Como lo plantea el presidente de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), Leonardo Cipriani, en noviembre de 2020, los casos de coronavirus no han parado de crecer desde que se celebraron las elecciones municipales. Se destacan los brotes de los departamentos de Montevideo, Rocha y Rivera

Esta situación ha empeorado con los meses. Las fiestas tradicionales de Navidad y Año Nuevo, sumado al verano y las vacaciones que se viven por estas latitudes normalmente provocan un aumento considerable de la movilidad. Así es que al 18 de enero de 2021 pasó a una positividad que ha alcanzado en algunos momentos casi el 15%, con un pico de 1200 casos en un día. El país entró y salió de la zona roja, según el “índice de Harvard” con 7926 casos activos y 319 fallecidos. Un alto porcentaje de estos casos se produjeron solamente en los últimos 3 meses

Por Leonor Porras Segurola

Leave a Reply

%d bloggers like this: