Solidaridad en la Comunidad Transgénero Al Enfrentar Multiples Crises

Reportes sobre el COVID-19 en América Latina y el Caribe: No. 36 (In English)

A través de toda América Latina y el Caribe, estados de emergencia, cierres nacionales permanentes, toques de queda cambiados constantemente y cuarentenas abarcadoras han afectado e impactado inmensamente a grupos vulnerables e históricamente marginalizados, incluyendo a las comunidades transgénero y no binarias. Al promulgar e implementar tales medidas y políticas, los gobiernos has prestado muy poca o ninguna atención, a propósito o no, a las personas transgénero, sus sustentos y vida diaria. La situación precaria en la región impulsó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a hacer un llamamiento a todos sus miembros para garantizar los derechos fundamentales de todas las personas LGBTI.

En este breve informe, enumeraré varias áreas en las cuales se puede observar de manera explícita el impacto que las rápidas acciones de los gobiernos han tenido en las vidas transgénero. El COVID-19 en América Latina y el Caribe ha exacerbado una situación ya frágil y precaria para las comunidades transgénero y no binaria en la región. Patrones de carencia de acceso al cuidado de la salud y servicios básicos esenciales, violencia institucionalizada y el temor a denunciar abusos eran problemas que ya pululaban en esta comunidad incluso antes de la llegada del COVID-19. Con la nueva normalidad, existe una necesidad sin precedentes en la comunidad para permanecer unidxs y solidarizarse más que nunca a pesar de algunas victorias legislativas y políticas este año.

El “Pico y Género” Amenaza las Vidas Transgénero

El 2 de abril del 2020, Perú junto con Panamá comenzaron a restringir el movimiento de personas en base a su género en el marco de una medida llamada Pico y Género. Mujeres y hombres sólo están permitidos salir de sus casas exclusivamente en los tres días asignados a su género. Nadie está autorizado a salir de sus casas los domingos. Esta política restrictiva basada en género fue desde el principio muy controversial en la comunidad transgénero, notablemente en el Perú donde causó mucha confusión y caos. El 10 de abril, Perú removió la medida tan controversial. No obstante, Panamá continuó su implementación, incluso cuando nuevos brotes han provocado nuevas medidas restrictivas. En la capital de Colombia, Bogotá ha también implementado una medida similar desde finales de abril y hasta mayo del 2020. En Colombia, estas medidas restrictivas basadas en género han regresado en diferentes intervalos en varias ciudades.  

Estas medidas ineptas y discriminatorias son desafortunadamente parte de un patrón de transfobia, el cual COVID-19 ha exacerbado y ha relucido a la atención de todo el mundo: carencia de acceso a servicios de salud, acoso por parte del público al igual que las fuerzas policiacas y miedo a denunciar cualquier abuso. Pico y Género ha sido desacreditado como ineficiente en combatir el aumento de la pandemia. Al contrario, estas medidas restrictivas basadas en género han creado un ambiente insostenible y precario para las personas trans que temen por sus vidas al tratar de obtener productos básicos y acceso a servicios esenciales.

Logo de la conferencia virtual 2020 Transgénero en América Latina. Fuente: RedLacTrans

Carencia de Acceso a Servicios de Salud, Sociales y Económicos

COVID-19 ha restringido el acceso a la salud para muchas personas trans y no binarias. Debido al rápido desarrollo de la pandemia y la saturación en hospitales y demás facilidades médicas, muchas personas trans tienen miedo de buscar el cuidado médico que necesitan. Acceso a servicios médicos relacionados al VIH u otras condiciones está también siendo restringido cuando los proveedores médicos priorizan lo relacionado al COVID-19. En algunos casos las personas trans están esperando desesperadamente la restauración de estos servicios de salud. Además las condiciones socio-económicas que son insuficientes para garantizar una supervivencia digna, afectan la capacidad de la mayoría de las personas trans para comprar medicamentos y productos de higiene personal.

El sustento de las personas trans y no binarias está siendo completamente arrasado durante la pandemia. Los patrones y políticas discriminatorias los han impedido de accesar cualquier seguridad o ayuda financiera prevista a otros ciudadanos. Debido a la exclusión en lugares de trabajo y la enajenación social, un gran número de personas trans previamente dependían de sectores frágiles e informales dentro de las economías nacionales. Las medidas abruptas y abarcadoras de cierres y cuarentenas han destruido el ya frágil sustento sin ninguna seguridad de reconocimiento oficial o solvencia por parte de las autoridades gubernamentales.

Violencia Institucionalizada

La transfobia y el estigma están constantemente presentes en la mayoría de los gobiernos e instituciones de la región. Estos patrones son tan generalizados y prevalentes que la violencia, física y psicológica, se ha convertido en endémica de las instituciones que deberían proveer protección y seguridad a estas comunidades vulnerables.

Las personas trans y no binarias han sido víctimas de abusos por parte de las fuerzas policiacas y autoridades. Aquellxs que son percibxs socialmente como provenientes de ambientes económicamente marginados tienden a cumplir con un criterio de selectividad policiaca y son frecuentemente arrestadxs e interrogadxs. Aquellxs que tienen documentos que lxs identifican como hombre o mujer pero que tienen una imagen que puede ser catalogada como “ambigua”, o que no han cambiado sus documentos y son a su vez percibidxs como hombre o mujer experimentan situaciones de violencia en las calles que incluyen detenciones y búsquedas selectivas, cuestionamiento de sus derechos de movimiento y su identidad de género, contacto físico injusto e indebido y arrestos arbitrarios.

La carencia de responsabilidad y transparencia cuando estos sucesos traumáticos y abusos ocurren alimenta un patrón de miedo a denunciar. Varios países en la región desafortunadamente viven atrincherados en una cultura de impunidad que deja a las personas trans con cero posibilidades y ninguna alternativa para exigir protecciones legales o la implementación de las leyes ya existentes. La mayoría del tiempo, las personas trans tienen miedo de denunciar la discriminación o cualquier violencia que viven a razón de los tantos abusos de poder previos. Estos patrones de inseguridad crean un ambiente propicio para las matanzas y desapariciones que a veces se extienden por grandes períodos de tiempo y que son completamente impune en la mayoría de los casos.

La Solidaridad Trans Mostrando Señales de Esperanza

Frente a esta cascada de crises sin precedentes y retos inmensos, la comunidad trans muestra resiliencia y perseverancia en la solidaridad de unxs con otrxs. Desde Argentina a México y desde Perú a Barbados, las diferentes organizaciones locales, nacionales y regionales han abierto camino al crear y mantener multiples iniciativas: fondos, redes y sensibilización a todos los niveles. Organizaciones como RedLacTrans, IGLALAC y TvT son ejemplos perfectos de cómo estas organizaciones pueden jugar un rol esencial al conectar grupos comunitarios locales con organizaciones internacionales sumamente influyentes.

UNAIDS, World Bank, Human Rights Campaign, UNDP, UNESCO among others have all expressed concerns regarding the precarious situation for the transgender and non-binary communities in the region only exacerbated during the COVID-19. They have also contributed to create specific programs and funds targeting those in need and mobilizing significant resources for a greater impact. Local communities and groups are also focused on using every tool and connection at their disposal to raise awareness and more importantly to help each other survive the multitude of crises. 

ONUSIDA, el Banco Mundial, Human Rights Campaign, PNUD, UNESCO entre otras organizaciones han todas expresado consternación ante la situación precaria de las comunidades trans y no binaria en la región. Estas también ha contribuido a crear programas específicos y fondos que tienen como objetivos aquellxs en suma necesidad y mobilizar un gran número de recursos para un impacto mayor. Comunidades y grupos locales están también enfocadxs en utilizar todas las conexiones y herramientas a su disposición para sensibilizar y más importante para ayudar a cada unx a sobrevivir esta multitud de crises.

Por Marcelo Rodríguez

Leave a Reply

%d bloggers like this: